Saltar al contenido

Cultivo de helechos

cultivo helechos

En el cultivo de helechos, estas plantas se cultivan como plantas sin flores. Resultan efectivas combinadas con otras plantas sin flores que requieran condiciones similares. Las hojas anchas y gruesas de Hosta contrastan con las frondas diseccionadas de Dryopteris erythosora. Las hojas largas y curtidas en forma de lengua de Asplenium scolopendrium crean un contraste con las inflorescencias con forma de pluma de Deschampsia caespitosa «Goldtau».

Los helechos pueden plantarse de forma individual. Las frondas emergentes de Malleuccia struthiopteris hacen que la planta tenga el aspecto de una pluma de bádminton.

La belleza de la planta resalta si se dispone en grupo.

Preparación del suelo para el cultivo de helechos

Los helechos se pueden cultivar en multitud de condiciones. Tanto expuestos al sol como a la sombra, por lo general prefieren suelos bien preparados, ricos en humus y bien drenados. Para conseguir un suelo óptimo, añada materia orgánica, sobre todo hojas descompuestas o compost, junto con arena.

Los helechos son plantas muy resistentes. En estado silvestre crecen en los lugares más inhóspitos (grietas de rocas o adheridos al musgo en las ramas de los árboles, por ejemplo). Pero se establecen antes en suelos preparados.

Helechos arbóreos

El claro de un bosque repleto de helechos arbóreos (Dicksonia antarclica) evoca la imagen de un paisaje de otro mundo, dado el origen prehistórico.

Al tolerar bien la exposición al sol, también se puede plantar en macetas. Asimismo, uno o dos helechos arbóreos cultivados junto con otros terrestres resultan igualmente efectivos.

Los helechos arbóreos no disponen de raíces en el sentido tradicional de la palabra (el tronco fibroso del que disponen es, en realidad, su sistema radicular). Por lo que es importante regar el tronco con regularidad, pulverizándolo con agua, sobre todo en climas secos y soleados.

También son plantas delicadas con pocas probabilidades de sobrevivir fuera de las zonas urbanas o costeras más templadas, a no ser que se les proporcione algún tipo de protección durante el invierno.

Puede plantarlos en macetas y ponerlos a resguardo en invierno. También puede proteger la corona una vez las frondas se hayan marchitado, atándole un puñado de paja con una cuerda.

Dado que se están convirtiendo en una especie amenazada en algunos de sus hábitats naturales, asegúrese de que los helechos arbóreos que vaya a plantar cuenten con el oportuno certificado oficial.

Índice