Saltar al contenido

Judías verdes

judías verdes

Las judías verdes son plantas perennes resistentes que se cultivan como anuales debido a su vulnerabilidad ante las heladas. Los cultivares más viejos se vuelven fibrosos, pero los nuevos no comparten esta característica. Deben plantarse a finales de primavera o a principios de verano, una vez el suelo haya empezado a calentarse.

A menudo se cultivan apoyadas a soportes de calla; puede pinzar los tallos cuando son jóvenes para estimular un crecimiento arbustivo y así prescindir de las estructuras de soporte. Entre las variantes destacan «Liberty», «Kelvedon Marvel», de maduración temprana, y «Pickwick», variante enana.

Forman parte de este grupo guisantes (tirabeques, etc.), judías francesas, habas y judía verde.

Cultivo de judías verdes

Siembra
De finales de primavera a principios de verano.
Cosecha
Coseche las judías verdes (de mediados de verano a a mediados de otoño) con regularidad para evitar que se vuelvan fibrosas.
Cuidados
               Aplique fertilizante general antes de sembrar; después de la germinación, acolche el suelo: riegue bien durante periodos secos.
Plagas y enfermedades
Babosas, áfidos y arañuela roja. En climas húmedos y cálidos, la botritis.

Propiedades de la judía verde

Las judías verdes son un imprescindible en la cocina. Por su carácter saludable, su facilidad al cocinarlas, su versatilidad y su perfecta combinación con otros ingredientes la hacen una indiscutible perfecta acompañante.

Ideales para fortalecer el crecimiento de los niños, estas hortalizas muestran en todas sus propiedades en un sinfín de saludables beneficios como complemento en las dietas.

Estas vainas verdes atraen, además de por su sabor, por sus bajo aporte calórico puesto que por cada 100g presenta 28 kcal. Esto es posible debido a que el agua supone casi el 90% de su composición y se completa con hidratos de carbono, fibra, proteínas, minerales (especialmente potasio) y vitaminas C y A principalmente.

Todo ello las hacen perfectas en dietas de adelgazamiento y como refuerzo en caso de colesterol, anemia o para tratamiento de gota, artritis o cálculos en el riñón. Las judías verdes constituyen, por lo tanto, una pequeña maravilla natural perfecta para la salud.

Índice